MENU PRINCIPAL HORIZONTAL

Los hospitales integrarán animales adiestrados en las terapias ocupacionales (Aragón)

  • La Universidad de Zaragoza estudia las terapias más avanzadas en el adiestramiento de perros para la asistencia de personas discapacitadas. Estas técnicas, complementarias a la terapia ocupacional, se encuentran ya implantadas en hospitales catalanes y se pondrán en funcionamiento próximamente en los servicios sanitarios aragoneses.

Las nuevas terapias de perros de asistencia y perros de terapia se estudian en el Grado de Terapia Ocupacional de la Universidad de Zaragoza. Las patologías para las que están diseñadas son entre otras, el autismo, el Alzheimer, la parálisis cerebral o las personas con problemas de movilidad, como ancianos, tetrapléjicos o hemipléjicos. Los buenos resultados obtenidos avalan estas terapias punteras que ya se encuentran en trámites para su puesta en marcha en los hospitales de Aragón.

 

En este sentido estos animales además de ser una ayuda vital diaria también suponen una compañía que ha correlacionado positivamente con los buenos resultados obtenidos en el plano emocional de los pacientes. Este tipo de datos son muy relevantes en patologías como el autismo puesto que los niños autistas, frecuentemente, presentan un alto déficit afectivo y de comunicación.

 

Los animales seleccionados son adiestrados para ser perros de asistencia o perros de terapia. Los primeros se encargan de ayudar a realizar las tareas más básicas del día a día como encender una luz o llamar por teléfono. Los perros de terapia, por otro lado, forman parte de un grupo interdisciplinar en el que trabajan, entre otros profesionales, psicólogos y logopedas formados exclusivamente en terapias con animales.

 

El director de la empresa adiestradora de animales Canem, Paco Martín, ha comentado que los animales deben “adaptarse a las exigencias de las patologías de las personas” puesto que cada una tiene limitaciones diferentes. En los casos de autismo y para los más jóvenes se ha diseñado una técnica que incluye un ordenador “tablet” colocado en el lomo del perro. “Para los niños de ahora el ordenador les es más familiar que otros materiales de ayuda”, precisa Martín. El ordenador “tablet” permite al niño autista, que no puede verbalizar lo que le sucede, comunicarse con sus padres. A través del aparato, el joven escoge, seleccionando entre miles de opciones, lo que en ese momento desea, desde un vaso de agua hasta peticiones afectivas como un abrazo. El sistema de comunicación del ordenador le pone voz y el perro obedece esas órdenes. La comunicación, de esta manera, se verbaliza y se hace efectiva.

 

image

Para llegar hasta los hospitales y terapias, los animales son adiestrados durante un período que oscila entre 6 meses y un año. Pero el proceso comienza mucho antes, en la selección de un perro con un parentesco genético libre de inseguridades, malas experiencias o agresividad. A los dos meses de nacer el can se traslada a una familia convencional con la que convivirá con todo tipo de comodidades hasta que comience el adiestramiento.

 

Los departamentos de Psicología y Sociología y el Departamento de Enfermería y Fisiatría, encabezados por Reyes Torres y Enrique Bardino respectivamente, han aunado esfuerzos para integrar estas técnicas como asignatura optativa en el plan de estudios del Grado de Terapia Ocupacional. La docente Torres, cree que “para los estudiantes puede ser muy interesante porque les abre posibilidades y campos nuevos de trabajo”.

 

La Universidad ha firmado convenios con distintos centros, para que los alumnos realicen prácticas este verano, de Aragón, Madrid y Canarias. Allí, además de poner en práctica lo estudiado durante el curso, podrán aprender técnicas similares con caballos, hipoterapia o con delfines, delfinoterapia, ésta última en el centro de Tenerife.

 

Fuente: AragónDigital



Que te parece:

PAGINACIÓN EN ENTRADAS