MENU PRINCIPAL HORIZONTAL

Artículo: Tratamiento del miembro fantasma con realidad virtual por actividad mioeléctrica en pacientes amputados

Treatment of phantom limb pain (PLP) based on augmented reality and gaming controlled by myoelectric pattern recognition: a case study of a chronic PLP patient

VER ARTÍCULO

 

Hemos hablado en otras ocasiones sobre el tratamiento con terapia espejo en daño cerebral y en dolor en amputados por síndrome de miembro fantasma, donde intentamos engañar al cerebro mediante el reflejo del miembro sano, pero ¿qué ocurre cuando no existe tal miembro, cuando la amputación es doble?

 

La realidad virtual está cada vez más inmersa en los tratamientos de rehabilitación, pero hasta ahora, no se había encontrado una alternativa eficaz. La implantación de electrodos en el muñón del amputado, que facilitan impulsos para movilizar un brazo virtual está tomando fuerza.

 

El caso de este hombre que lleva 48 años después de perder su brazo derecho por un traumatismo, el hombre de 72 años apenas había pasado un solo día de su vida sin dolor en el miembro fantasma. Su desaparecida mano derecha se 'empeñaba' en estar cerrada como un puño e incluso por las noches el dolor y la sensación de quemazón le impedían dormir. Después del fracaso de varios tratamientos para aliviar ese dolor fantasma, un nuevo sistema de realidad virtual ha logrado para él un alivio que abre una puerta a la esperanza para otros pacientes en la misma situación.

 

Su caso es el protagonista de un artículo que esta semana puede leerse en las revista Frontiers in Neuroscience , en el que se documenta la "drástica reducción" del dolor en el miembro fantasma de este hombre amputado. El dispositivo utilizado lleva la firma de Max Ortiz-Catalán, investigador mexicano en la Universidad Técnica de Chalmers (en Suecia), quien ha anunciado que "un ensayo clínico en tres hospitales suecos está a punto de empezar" con esta tecnología.

 

Como explica el doctor José Olarra, del servicio de Anestesiología y Terapia del Dolor del Hospital de Fuenlabrada en este artículo, el dolor que causa una extremidad amputada -incluso décadas después de perderla- se conoce desde hace siglos; sin embargo, se desconocen con exactitud sus causas y eso ha dificultado mucho el hallazgo de una terapia eficaz para un dolor que afecta hasta al 70% de los amputados. Incluso, durante mucho tiempo, algunas de estas personas eran consideradas enfermas mentales por ese dolor en una parte de su anatomía que ya no existía.

 

En los últimos años, las terapias con realidad virtual o juegos de espejos para tratar de 'engañar' el cerebro haciéndole creer que aún puede controlar al miembro amputado han logrado buenos resultados. El problema, explican Ortiz-Catalán y su equipo, es que estas terapias no son útiles en el caso de amputados bilaterales (porque se necesita al menos la otra extremidad para poder hacer el juego de espejos), ni funciona en todos los casos.

 

Resultados

 

La tecnología empleada en el estudio consistió en implantar unos pequeños electrodos en el muñón del paciente. Estos dispositivos captaban la actividad eléctrica de los músculos del brazo y lo traducían en órdenes para mover un brazo virtual en un entorno de realidad virtual. De esa manera, el paciente puede verse a sí mismo de frente, en una pantalla, con un brazo virtual que él mismo maneja con su propio cerebro, a través de los músculos del muñón.

 

Los resultados que él mismo transmitió a los investigadores hablan de una mejoría notable, con periodos completos sin dolor de hasta una hora; "es algo completamente nuevo para mí y es una sensación muy placentera", explicó a los investigadores. Como su propia esposa resume, "mi marido podría vivir ahora 10 años más de lo que yo esperaba, porque el dolor ya no juega un papel tan importante en su vida".

 

El estudio no ahonda en profundidad las causas de ese alivio, aunque los neurólogos consideran que podría estar relacionado con la reactivación de áreas cerebrales 'dormidas' durante años sin cumplir sus funciones motoras. Tampoco está claro, reconoce el 'padre' del dispositivo, cuál sería el coste real de la tecnología en caso de que se generalizase su uso, "aunque no sería algo muy caro, sino más cercano al coste de una consola de videojuegos".

 

El alivio de las molestias en el miembro fantasma se consideró tan importante que los autores consideraron falto de ética interrumpir el trabajo tras 15 semanas de seguimiento y 48 años ininterrumpidos con dolor. Por ello, han diseñado un sistema casero para que pueda seguir practicando con su brazo virtual en casa a discreción y continuarán evaluando su caso cada dos meses durante los próximos cinco años.

  

Los científicos reconocen que el tratamiento médico ideal sería el que, tras un periodo de uso, hiciese desaparecer completamente el dolor en pacientes amputados. Aunque en este caso el dolor no ha desaparecido por completo, los niveles de satisfacción del paciente les hacen ser optimistas.

 

Vía: El Mundo.com



Que te parece:

PAGINACIÓN EN ENTRADAS